Blogia

QUEJAS Y MAS QUEJAS

¿Qué es el dinero?

¿Qué es el dinero?

El dinero es la piedra angular de una economía; Es lo que da sentido a todo el sistema económico y financiero, pero es a su vez, es la cosa más cotidiana que existe, ya que todos nos movemos con él en nuestro día a día. Sin embargo poca gente entiende que es el dinero realmente y cuál es su sentido dentro de nuestro sistema.

En un entorno de crisis económica, merece la pena parase a entender que es el dinero, para que sirve y como funciona. Esto nos llevará a entender que son los bancos centrales y que es la política económica, y a su vez nos ayudarán a entender que son los mercados financieros y los mercados de divisa.

Entenderemos, porque el dinero vale más o vale menos, y con respecto a que. Entenderemos lo que es el tipo de cambio de una moneda y cuál es la diferencia entre una devaluación y una depreciación.

Pero empecemos desde el principio de todo. ¿Qué es el dinero? El dinero es una convención social, donde la sociedad acuerda que para poder operar, funcionar y realizar intercambios (transacciones) – es decir para que exista mercado – se necesita un instrumento que funcione como dinero.

¿Qué características debe tener el dinero?

  • Debe ser un medio de cambio que sirva para realizar transacciones y que genere confianza en los agentes – las personas, empresas, etc-.
  • Debe tener una unidad de cuenta, una unidad de medida. Esto es lo que marca el sistema de precios. Los precios son la unidad de medida.
  • Debe ser un depósito de valor, un activo en sí mismo. Es la liquidez pura, pero a su vez la rentabilidad nula. El depósito de valor de cada persona se representa en dinero.
  • Debe ser un patrón de pago diferido. Los precios se definen en dinero, las deudas se definen en dinero.

Por eso se crea una moneda que represente el dinero. A lo largo de la historia han existido múltiples formas de dinero diferentes (sal, pieles, granos de cacao, conchas, piedras preciosas, etc). Finalmente la forma de dinero que se acabó imponiendo durante más años han sido los metales preciosos (oro, plata, cobre, etc). ¿Por qué? Porque los metales preciosos son duraderos –no se deterioran con el tiempo -, son fáciles de transportar, son divisibles –las metales se pueden fundir y convertir en monedas de 1, de 5, de 10, etc – y son homogéneos –el oro es igual en todos sitios, a diferencia de una concha o un trozo de piel -.

Pero tenía que existir algún garante que acuñara las monedas y que diera fe de que esa moneda era de metal puro y que contenía esa cantidad. Por eso los acuñadores de monedas – los reyes o señores – ponían su sello en la cara de la moneda y la unidad de metal en la cruz (pesos, libras, etc).

Y así empezó a desarrollarse el sistema monetario. Según las economías se iban desarrollado y creciendo – mayor producción, mayor industria, mayor comercio, mayor nivel de vida de sus ciudadanos, mayor consumo – más necesario era un sistema monetario moderno que evolucionara. Que permitiera las transacciones de forma rápida y segura, que permitiera depósitos de valor seguros, medios de pago modernos y un sistema de precios. Los precios los marca el mercado – la oferta y demanda de un bien – y se establece en una unidad monetaria.

Como una necesidad a todo esto, aparece, por un lado la institución monetaria que acuña las monedas –genera oferta de dinero – . Y por otro, el lugar donde guardarlo: los bancos.

La aparición de los bancos de debe a la inseguridad de tener el dinero guardado en un sitio con riesgo de robo. Por eso nacen los bancos, como lugares seguros donde se pueden guardar los depósitos de dinero. Captan el dinero de los ahorradores y prestan dinero a los prestatarios, ofreciendo servicios, como el ir a otra ciudad y poder disponer del dinero con solo ir al banco correspondiente.

Se crea el papel moneda –los billetes -. Los bancos te dan un papel que vale por tanto oro, plata, o el del metal que ellos mismos te guarden. Los bancos empiezan a emitir papel moneda.

La evolución de la economía y su internacionalización, hace que los estados creen bancos centrales que serán los encargados de generar la oferta monetaria. Se crean las monedas oficiales de cada país y ese papel moneda estará respaldado por oro.

Esto acabo desembocando en el sistema de “patrón oro”, donde las economías emitían billetes que estaban respaldados por una determinada cantidad de oro. El dólar, la libra, la peseta, etc. Finalmente en 1944, en la Conferencia de Bretton Woods se estableció que las únicas divisas que garantizaban el cambio al oro eran la libra y el dólar. Finalmente fue solo el dólar quien lo garantizaba, y el resto de monedas funcionaban en referencia al dólar –patrón dólar -. Hasta 1971 donde ya no se respaldaron mas las monedas con oro.

El sistema monetario actual ya no depende de los metales preciosos, sino de las monedas oficiales que emite cada país. Y estas monedas no están respaldadas por oro u otro metal precioso sino por su economía. El dólar estar respaldado por la economía americana, el euro está respaldado por la zona euro, etc – su industria, su comercio, su fortaleza económica, sus finanzas -. Es un concepto algo más profundo, ya que la economía de un país no depende solo del oro que tengas, sino de muchas más cosas. La economía de un país es mucho más que el oro que tienes, y una moneda representa a una economía y está respaldada por ella.

os bancos también han evolucionado y han pasado a ser algo más que simples garantes del dinero. Ofrecen depósitos de valor – cuentas corrientes donde el dinero tiene disponibilidad inmediata -, depósitos de ahorro – libretas, cuentas de ahorro -, depósitos a plazo – fondos de ahorro, fondos de inversión, etc. Últimamente, con el auge de la informática han aparecido como una simplificación de las transacciones, las tarjetas – de crédito o de debito -. Pero los Bancos, en resumidas cuentas, siguen captando el dinero de los ahorradores y a su vez prestan dinero, generando el negocio bancario.

Los bancos centrales poseen el monopolio de emisión de dinero. Así, el Banco Central Europeo es el único que puede emitir euros, y la Reserva Federal es la única que puede generar dólares, y así, con todos los países y monedas. Los bancos comerciales captan el dinero de los bancos centrales y los distribuyen a toda la economía: ciudadanos, empresas e instituciones.

Y aquí es donde entramos en todos los interrogantes que planteábamos al principio del artículo y que serán expuestos en la segunda entrega del mismo.

fuente:

http://www.reddeautores.com

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres.

La sociedad del cloroformo

La sociedad del cloroformo

Mientras arde París, las calles de Madrid se llenan de putas que ofrecen en Malasaña sus cuerpos eslavos y sudamericanos a precio de saldo. La crisis aprieta. Unas horas adentro en la madrugada los mendigos se apoderaran de los portales y pasarán la noche lo mejor que puedan. Unos señores herederos de un capital que desprecian harán malabares y fumarán porros. En la Alameda de Sevilla algunos alegres amantes infieles del anarquismo harán pintadas que dirán que hay que ir contra "ellos", sin especificar quienes son "ellos" y sin saber quiénes son ellos mismos. Todos beberán cerveza fresquita, se sentarán en unos bancos a seguir consumiendo droga, a seguir alcoholizándose y haciendo chistes fáciles. Porque, como César sabía, nunca un gaditano, ni un hispalense, hicieron revolución alguna. Mientras las calles de París se inflaman, arden coches, se queman contenedores, mientras se sigue buscando la arena bajo los adoquines, en las calles de Valencia, de Valladolid, de Málaga, de Bilbao, lo que se buscarán serán los brazos para cruzárselos. Y en Europa se maravillarán del efecto majestuoso de nuestro sistema educativo. En el próximo informe PISA, ese que tan mal nos pone siempre, seguro que empiezan a cuestionarse que a lo mejor nuestros políticos lo han hecho bien. La sociedad del cloroformo.

 

Hay quien, desde nuestro país, se cuestiona la viabilidad de seguir haciendo huelgas, de seguir convocando a la gente. Los gobernantes, como Sarkozy, como Zapatero, como todos los líderes europeos, han salido de unas elecciones meridianamente democráticas, aunque en España la democracia sea algo poco menos que cuestionable debido al formato en el reparto electoral. La preeminencia de intereses de partido por encima de intereses políticos, sociales y económicos, lleva a cerrar pactos imposibles de entender a nivel ideológico (como por ejemplo que un partido que se dice de izquierdas cierre unos presupuestos generales con dos partidos nacionalistas de derecha). Si la democracia se vulnera, si los gobernantes no hacen caso de la voluntad del pueblo, entonces están atentando al derecho constitucional de la soberanía nacional, y por tanto es legítimo que el pueblo utilice la violencia contra quienes actúan violentando las instituciones. Ellos son los violentos, no lo olvidemos. Y tampoco olvidemos que la policía está para legitimar el régimen de una clase dirigente, vulgo dar palos. El deber del ciudadano es responder ejerciendo su soberanía popular, incluso, si es necesario, atacando a los instrumentos de opresión hacia los cuales se pliega el gobierno. En el caso español, la respuesta es clara, son el Santander y el BBVA quienes ejercen los medios de control de la política económica del país. Y lo que es peor, de la política educativa y cultural. ¿Es necesario recordar que desde hace años la deuda de las universidades se entregó al banco del señor Botín y que desde entonces hay silencio sobre Bolonia y la LOU? ¿Hace falta que el formato de capitalismo paternalista y servil viene alimentado desde la propia entidad financiera? Unas entidades que no dudaron en efectuar créditos "flexibles" en época de artificial bonanza económica, engordada por ellos mismos, para negarse ahora a llevar a cabo ningún tipo de inversión. Vivimos sumidos en una crisis financiera y, sin embargo, ¿estos bancos crecen? ¿cómo puede el BBVA patrocinar la NBA? ¿y el Santander la F1? Sencillamente porque ya no son empresas españolas, sino transnacionales, y a pesar de eso dejamos que decidan nuestras políticas sociales, educativas y económicas.

 

Como diría Sabina, pues, nos sobran los motivos. Nos sobran para reclamar la existencia de partidos construidos desde la identidad ideológica y no desde la desintegración de las ideologías que pretenden al enterrar los conceptos de izquierda y derecha. La auténtica democracia se construye ofreciendo alternativas viables que condicionen las políticas a las ideologías electas. De lo contrario, caemos en el posibilismo turnista de otro tiempo que redunda en un sistema caciquil en la práctica. Nuevos caciques que surgen de unas castas políticas, como las definió Rousseau, entregadas a la corrupción y al enriquecimiento propios. Nos sobran para reclamar un sistema bancario equilibrado donde el capitalismo paternalista se conjugue con formas de capitalismo mercantil centroeuropeo. No se puede aceptar únicamente un modelo emanado de una cultura calvinista y anglosajona como el único viable, sino que es necesario atender a las particularidades regionales de cada espacio cultural. Europa se ha equivocado al intentar imponer cambios de mentalidad a golpe de dinero, así no funciona y un poco de historia no les habría venido mal. Pero para eso, además de estudiar, hay que ser inteligente. Nos sobran los motivos para pedir el cese del presidente del gobierno, su renuncia y expulsión del Partido que le sustenta y que, de forma urgente, debería plantearse retomar la senda del Socialismo si quiere ser un serio referente de la izquierda. Nos sobran los motivos para reclamar un modelo educativo unificado para todo el territorio nacional, atendiendo a sus particularismos pero no convirtiéndolos en eje troncal de las materias, reformando el sistema desde la Primaria hasta la Universidad con la participación de elementos activos de todos los agentes implicados. No olvidemos que la auténtica democracia existe cuando proporcionamos a nuestros descendientes una educación en valores que va desde que entran en el sistema hasta que salen de la Educación Superior.

 

Y sobre todo, nos sobran los motivos para salir a la calle, usar "la voz y la palabra", que diría Blas de Otero, y reivindicar que la soberanía debe seguir residiendo en el pueblo. No en el pueblo como una entelequia fácil de manipular por demagogos, no en el pueblo como los de extracción social más baja, sino como el conjunto de los ciudadanos. Mientras arde París, los ciudadanos de España se acostarán pensando en el próximo partido de su equipo, en cómo trapichear un poco más con los fardos que llegan a Barbate, en la melopea (coger una papa gorda, que se entienda, si ya digo convertirse en dipsómanos me acusan de carca) que se piensan pillar el sábado noche, y sobre todo, pueden acostarse tranquilos nuestros concejales, ministros, consejeros, cargos de confianza a dedo, vice-nadas, senadores, todos los que saben que la silla no se la va a mover nadie, los que saben que, como mucho, tendrán que soportar una pitada en una inauguración de algo, porque saben, por desgracia saben, que mientras arde París, Madrid se baña en lujo, calma y voluptuosidad.

"El estrés nos convierte en esclavos de la reactividad"

"El estrés nos convierte en esclavos de la reactividad"

La prisa marca el ritmo diario de millones de personas. Las horas del día parecen no ser suficientes para cumplir con nuestras obligaciones laborales y nuestras responsabilidades familiares. Vivimos inmersos en la cultura de la hipervelocidad, que avanza al son de una actividad frenética. Sin embargo, este estilo de vida pasa factura. De ahí que un tercio de los españoles padezca estrés, la denominada "enfermedad del siglo XXI" y una de las mayores causas de baja laboral en este país.

"El estrés nos lleva a la reactividad y a la precipitación, nos convierte en esclavos de la actividad y la ansiedad. Para combatirlo tenemos que aprender a gestionar de forma más eficiente nuestro tiempo y nuestros pensamientos", afirma
Andrés Martín, biólogo de formación y experto en reducción del estrés mediante la técnica "mindfulness" (Conciencia plena). Autor de "Con rumbo propio" (Plataforma) y profesor del Máster en Desarrollo Personal y Liderazgo de la UB, Martín compagina la formación corporativa con la investigación.

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres.

Corea del Norte amenaza con atacar buques de EEUU

Corea del Norte amenaza con atacar buques de EEUU
Corea del Norte ha amenazado con llevar a cabo una posible respuesta militar contra Corea del Sur, como respuesta a la decisión del Gobierno de Seúl de participar plenamente en la iniciativa estadounidense contra el tráfico de armas de destrucción masiva. Esa palabra ya me suena, Corea del Norte amenazó el miércoles con iniciar acciones militares contra buques de guerra estadounidenses y surcoreanos en las aguas cercanas a la frontera marítima en disputa, lo cual evocó el espectro de una batalla naval días después de que el régimen realizó un ensayo nuclear subterráneo.Lo que yo digo el yayo ese Pyongyang  esta chungo y quiere liarla antes de morirse
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres